Historia

HISTORIA Y ORIGEN DEL EREMITORIO DE NUESTRA SEÑORA DE LA LUZ

IMG_20170914_182353El primer documento conocido de este lugar data de 1429, cuando el Concejo de Murcia otorgó el uso de las aguas a un ermitaño de nombre Pedro Busquete. Aquí arranca una interminable lista de cenobitas, en muchos casos con fama de santidad. Aunque el origen de la comunidad de Frailes, “Hermanos de Ntra Sra de la Luz”, surge mucho tiempo atrás, en una época en que un grupo de eremitas vivían en cuevas, en la sierra de Salé, un paraje situado en la Sierra de Carrascoy, (provincia de Murcia), en soledad, oración y penitencia.

El 30 de abril de 1528, la ciudad donó a los ermitaños Pedro de Celaya y Pedro de Antequera, los terrenos del entonces llamado desierto de Salé o Salent, con la aprobación del emperador Carlos I de España.

Entre 1645 y 1647, Murcia padeció una serie de calamidades que arruinó muchas vidas, pueblos y cosechas. Cundió el hambre y la miseria tras una gran inundación habida en Sept de 1645 y la terrible peste de 1647. Ante tanta desgracia, los ermitaños de la Luz, no dudaron en bajar a la ciudad a prestar auxilio a los enfermos, y relatan las crónicas que todos los Hermanos murieron de contagio, quedando extinguida la vida eremítica de la montaña.

IMG_20161023_140614Transcurrieron cinco años hasta que nuevos anacoretas poblaron la soledad del lugar con la misma vida de penitencia y mortificación. Tal fue la fama de santidad y mortificación de estos ascetas, que el entonces obispo de Cartagena, D. Antonio Medina, mandó reunir a los ermitaños y constituirlos en Comunidad, siendo el Hno Miguel de la Soledad, el primer Hermano Mayor de los Frailes de la Luz. Este hermano vivíó en la cueva de la Hiedra, que aún se conserva.

Tras su muerte en 1699, le sucedió el Hno Pedro de la Santísima Trinidad, que fue el fundador del monasterio contando con la aprobación del obispo D. Francisco Fernández de Angulo, que les concedió la construcción de un pequeño oratorio, origen del actual Templo del Eremitorio. El convento continuaba siendo de clausura, pero el Templo abrió el culto al público el 20 de Noviembre de 1701.

IMG_20170914_185608Durante siglos, la labor de estos religiosos se centró en ayudar a los más necesitados, a pesar de que en algunas épocas estuvieran ellos más desamparados que nadie, sufriendo junto al pueblo, el desastre y las consecuencias de las epidemias, la guerra y los convulsos cambios políticos habidos a lo largo de nuestra historia.

IMG_20170716_201538

Durante la invasión francesa, acogieron a miles de vecinos que huyeron de la ciudad y atendieron a las milicias allí congregadas. Además, en tiempos de epidemia vieron diezmada la comunidad casi a la extinción, por acudir al socorro de los enfermos.

Es por todo esto y mucho más, es que sea una comunidad muy querida por todos los murcianos.

Los Hnos de la Luz profesaron votos perpetuos de castidad, pobreza y obediencia, en marzo de 1946, siendo su regla de vida, la oración, el trabajo y la penitencia. A lo largo del día celebraban la liturgia de las horas, intercalando la oración con el trabajo agrícola, la fabricación de escobas y la preparación del chocolate, su exquisita especialidad. El chocolate alcanzó gran fama, pero fue necesario interrumpir su producción, por nuevas exigencias de fabricación que impuso la Unión Europea.

Durante la última década del siglo XX sólo quedaban en el monasterio tres frailes y tras la muerte del Hno Manuel del Santísimo Sacramento, siendo obispo D. Juan Antonio Reig Pla, se destinaron las instalaciones a nuevos Hermanos, que desde el año 2007 continúan con la regla de los Hermanos de la Luz.

Anuncios